Laboratorios sin técnicos: por qué los expertos en salud pública están renunciando


Hubo días, noches y fines de semana en los primeros meses de la pandemia en los que Denise Von Bargen era la única persona que realizaba pruebas de covid en el laboratorio de salud pública del condado de Ventura, en California. Supo tener ocho o nueve empleados que la ayudaban. Pero, uno tras otro, todos se retiraron o cambiaron de empleo.

Al igual que otros laboratorios de salud pública en California encargados de las pruebas y la vigilancia de enfermedades a gran escala, el laboratorio de Ventura recibió dinero federal y estatal para nuevos equipos y contrataciones a corto plazo para reforzar su respuesta ante covid-19. Pero el financiamiento fue temporal y Von Bargen, la directora, no pudo usarlo para aumentar los salarios de sus empleados, quienes podían ganar más dinero en el sector privado, con menos trabajo.

Las operaciones se deterioraron aún más en octubre, después que el laboratorio perdiera su licencia para realizar pruebas de rutina que verifican el agua del océano del condado en busca de bacterias mortales. Parece haber sido un error administrativo: el papeleo de la licencia cambió y el personal normalmente responsable de presentar la solicitud había renunciado.

“La mayor amenaza para [los laboratorios de salud pública] en este momento no es el próximo patógeno emergente”, dijo Donna Ferguson, directora del laboratorio de salud pública en el condado de Monterey, “sino que los laboratorios cierren por la falta de personal”.

En todo California, los departamentos de salud pública están perdiendo personal experimentado debido a los retiros, el agotamiento, la política partidista y los trabajos mejor pagos. Incluso antes de que la pandemia de coronavirus drenara los departamentos, la cantidad de personal se había reducido con los presupuestos del condado.

Pero la disminución se ha acelerado durante el último año y medio, incluso cuando se han recibido millones de dólares en dinero federal.

Enfermeras de salud pública, microbiólogos, epidemiólogos, funcionarios de salud y otros miembros del personal que defienden a la población contra enfermedades infecciosas como la tuberculosis y el VIH, inspeccionan los restaurantes y el trabajo para mantener la salud de las comunidades están abandonando el campo.

Es un problema que los aumentos temporales de financiación no pueden solucionar.

La fuga de cerebros está socavando la supervisión de la salud comunitaria a todo nivel, grande y pequeño. Las personas que trabajan en los laboratorios de salud pública, por ejemplo, realizan pruebas complejas para detectar enfermedades mortales que requieren capacitación especializada de la que carecen la mayoría de los laboratorios comerciales.

Si bien su trabajo es en gran parte invisible para el público, afectan a casi todos los aspectos de la sociedad. Los laboratorios de salud pública toman muestras de los mariscos para asegurarse de que sean seguros para comer. Supervisan el agua potable y desarrollan pruebas para detectar amenazas emergentes para la salud, como virus resistentes a los antibióticos. También realizan pruebas para detectar enfermedades graves, como el sarampión y covid. Y, por lo general, lo hacen a una fracción del costo de los laboratorios comerciales, y más rápido.

Los directores de laboratorios públicos generalmente deben tener un doctorado y deben tener las credenciales adecuadas para que sus laboratorios estén certificados.

Ferguson dijo que se siente como si hubiera una puerta giratoria en su laboratorio, ya que los recién graduados universitarios se unen durante unos meses para ganar experiencia, con un salario inicial de $19 la hora, y luego pasan a trabajos mejor pagados en hospitales. Es casi imposible contratar personal calificado para puestos de medio tiempo, como los creados con ráfagas temporales de fondos, debido a la capacitación requerida. En California, muchos puestos de laboratorio requieren un certificado de microbiólogo experto en salud pública del Departamento de Salud Pública.

California tiene 29 laboratorios de salud pública, en comparación con casi 40 antes de la recesión de 2008. Un laboratorio en Merced ha estado sin director durante meses y podría cerrar pronto.

Si bien no hay un recuento oficial de cuánto se ha reducido el campo, casi todos los laboratorios carecen de miembros clave entre su personal, dijo Godfred Masinde, presidente de la Asociación de Directores de Laboratorios de Salud Pública de California, director del laboratorio de San Francisco y director interino del laboratorio del condado de Fresno. Docenas de puestos de microbiólogos de salud pública están vacantes en todo el estado.

“Ahora tenemos financiación; tenemos equipo”, dijo Masinde. “Pero no tenemos el personal para operarlo”.

Su laboratorio de San Francisco generalmente realiza 100,000 pruebas para gonorrea y clamidia cada año, y entre 150 y 200 pruebas para sífilis todos los días, dijo Masinde. Si bien California también tiene laboratorios estatales, señaló, simplemente no tienen la capacidad para relevar a los laboratorios cerrados del condado.

Los condados también están luchando para contratar y retener personal para otros puestos. Una encuesta informal realizada por los directores de enfermería de salud pública de California encontró que al menos 84 enfermeras de salud pública han dejado sus trabajos desde marzo de 2020. Muchas se jubilaron, parte de una fuerza laboral canosa que enfrenta el desafío de reclutar enfermeras en un campo gris que requiere una acreditación especial.

Las enfermeras de salud pública están capacitadas en enfermería y salud comunitaria y, a menudo, trabajan con familias o grupos comunitarios, no solo con clientes individuales.

Realizan visitas domiciliarias después del parto, trabajan en el desarrollo de la primera infancia y ayudan a responder a los brotes de enfermedades infecciosas. “Por lo tanto, brindan un enfoque más holístico y también abordan los determinantes sociales de la salud”, dijo Michelle Curioso, directora de enfermería de salud pública del condado de Kern y presidenta de los directores de enfermería de salud pública de California. Al igual que el personal de laboratorio, las enfermeras de salud pública deben estar especialmente certificadas para trabajar en departamentos de salud pública.

En California, el salario anual promedio de una enfermera registrada es de más de $120,000, según la Oficina de Trabajo y Estadísticas, mientras que los puestos de trabajo de enfermera de salud pública en varios condados ofrecen salarios a partir de $65,000.

La escasez de enfermeras ha sido particularmente grave en las zonas rurales de California. En el condado de Butte, varias enfermeras de salud pública se jubilaron antes de lo esperado, dijo Monica Soderstrom, directora de enfermería de salud pública de Butte. Y dos enfermeras jóvenes que se tomaron una licencia por embarazo decidieron no regresar después de encontrar trabajos con salarios más altos. “Ha sido difícil cubrir nuestros puestos vacantes”, afirmó Soderstrom, “ya que competimos con hospitales y clínicas que pagan bonificaciones de inicio debido a las necesidades de personal por covid”.

La pérdida de los principales líderes de salud del condado (directores de departamentos y funcionarios de salud encargados de liderar la respuesta a la pandemia en las comunidades locales) ha sido particularmente grave, reflejando una tendencia nacional.

Diecisiete de los 58 condados de California han perdido a su oficial de salud desde marzo de 2020, y al menos 27 han perdido a un director o subdirector. El director y el subdirector del Departamento de Salud Pública estatal también renunciaron.

La experiencia colectiva perdida con esas salidas es difícil de exagerar.

Tomemos, por ejemplo, al doctor Robert Bernstein, quien se mudó a California en 2018 para convertirse en oficial de salud del condado rural de Tuolumne después de más de dos décadas trabajando en salud pública para los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Departamento de Salud de Florida.

En California, los funcionarios de salud deben ser médicos y están encargados de hacer cumplir los estatutos estatales y locales, y de proteger al público de los peligros para la salud.

En marzo de 2020, justo cuando la pandemia estaba haciendo su primer aumento en todo el estado, la junta de supervisores del condado le pidió a Bernstein que renunciara. Según Bernstein, los supervisores estaban molestos porque había ordenado vacunas contra la rabia para dos niños mordidos por murciélagos, incluido un murciélago que dio positivo por rabia, en contra de los deseos de sus padres. El condado se negó a comentar sobre el asunto, diciendo que está legalmente prohibido discutir asuntos de personal.

Bernstein se mudó al condado de Butte y se convirtió en funcionario de salud después de que su predecesor renunciara en mayo de 2020. Observó cómo sus colegas en los condados vecinos, comenzaban a renunciar uno tras otro, luego de enfrentar amenazas públicas por haber emitido órdenes relacionadas con covid.

En algunas comunidades, los funcionarios de salud pública también enfrentaron un rechazo humillante por parte de los funcionarios electos locales, incluso cuando los líderes policiales se negaban abiertamente a cumplir sus directivas de salud.

“Podrías, como funcionario de salud pública, tener la autoridad y la responsabilidad de recomendar o incluso ordenar ciertas acciones de salud pública”, dijo Bernstein, “pero necesitas una asociación con los que tienen la autoridad para llevarlas a cabo”.

En septiembre de este año, Bernstein estaba desilusionado con la dinámica y la idea de que su familia podría verse atrapada en el rencor de por covid. “Acabo de decidir que, como padre de trillizos de 16 años, no necesito que ni yo ni los niños sean amenazados de ninguna manera, y puedo hacer un buen trabajo de salud pública a nivel estatal, federal o incluso internacional”, dijo Bernstein.

Michelle Gibbons, directora ejecutiva de la Asociación de Ejecutivos de Salud de los Condados de California, dijo que los departamentos locales están viendo los efectos en cascada de esas deserciones de alto nivel, y los gerentes de nivel medio dudan en pasar a puestos de alto nivel, a pesar de que los altos funcionarios pueden obtener salarios de más de $200,000 .

El presupuesto estatal de este año incluyó $3 millones para una evaluación de la infraestructura de salud pública de California, y los líderes de salud pública creen que mostrará que la dotación de personal y la capacitación son problemas importantes.

Aún así, el presupuesto no incluyó fondos adicionales a largo plazo para los departamentos de salud. En medio de titulares negativos y un bombardeo de cabildeo, el gobernador Gavin Newsom finalmente acordó agregar $300 millones al año para la salud pública, un acuerdo de apretón de manos que no está programado para comenzar hasta julio.

Los defensores advierten que el momento es importante: muchos trabajadores de salud pública están esperando a que sus comunidades superen la pandemia y se irán una vez que mejore. “Veremos una gran ola de jubilaciones cuando esto termine”, dijo Kat DeBurgh, directora ejecutiva de la Asociación de Oficiales de Salud de California.

En el condado de Ventura, Von Bargen, agotado por la pandemia, ha estado tratando de jubilarse durante un año. No quería abandonar el laboratorio por el que luchó tanto por mantener abierto, y le tomó tanto tiempo encontrar un reemplazo. Su sucesor comenzará a principios del próximo año, momento en el que Von Bargen también se unirá a las filas de ex empleados de salud pública.

Esta historia fue producida por KHN, que publica California Healthline, un servicio editorialmente independiente de la California Health Care Foundation.





Source link

Be the first to comment

Leave a comment