La parte del drama de Britney Spears que miles de personas están sufriendo


La última vez que Britney Spears compareció ante un juez, en junio, se enfureció cuando contó como la obligaron a recibir atención psiquiátrica que le costaba $60,000 al mes.

Aunque las circunstancias de la estrella pop y su tutela financiera son inusuales, cada año cientos de miles de otros pacientes psiquiátricos también reciben atención contra su voluntad, y muchos están acorralados por las facturas.

Para frustración de quienes estudian el tema, los datos sobre cuántas personas son hospitalizadas de manera involuntaria, y cuánto les cuesta, son escasos.

De lo que se puede recopilar, aproximadamente 2 millones de pacientes psiquiátricos son hospitalizados cada año en los Estados Unidos, casi la mitad contra su voluntad. Un estudio descubrió que una cuarta parte de estas internaciones están cubiertas por un seguro de salud privado, que a menudo tiene copagos elevados, y el 10% eran pacientes a los que se factura pero no pueden pagar.

Soy psiquiatra en la ciudad de Nueva York y he atendido a cientos de pacientes hospitalizados involuntariamente. Casi nunca se habla del costo. Muchos pacientes con enfermedades mentales graves tienen ingresos bajos, a diferencia de Britney Spears.

En una encuesta informal a mis colegas sobre el tema, la respuesta más común es: “Sí, está mal, pero ¿qué más podemos hacer?”. Cuando los pacientes presentan un riesgo muy alto de daño para ellos mismos o para los demás, los psiquiatras están obligados a ordenar la internación en contra de su voluntad, incluso si esto pudiera generar una tensión financiera a largo plazo.

Si bien los hospitales a veces absorben el costo, los pacientes pueden enfrentar créditos destruidos, llamadas de agencias de cobro interminables y una desconfianza adicional en el sistema de atención de salud mental.

En los casos en que un hospital opta por demandar, los pacientes incluso pueden ir presos por no presentarse ante el tribunal. Las facturas impagas también podrían incentivar aún más a un hospital a cerrar las camas psiquiátricas en favor de servicios médicos más lucrativos, como cirugías para pacientes ambulatorios, con mejores reembolsos de los seguros.

Rebecca Lewis, residente de Ohio de 27 años, se ha enfrentado a este problema desde que es paciente psiquiátrica. A los 24 años, comenzó a experimentar alucinaciones auditivas de personas que la llamaban por su nombre, seguidas de creencias delirantes sobre criaturas mitológicas. Si bien estas experiencias le parecían muy reales, sabía que algo andaba mal.

Sin saber a dónde acudir, Lewis llamó a una línea de crisis, en donde le dijeron que fuera a un centro de evaluación en Columbus. Cuando condujo hasta allí, encontró una ambulancia esperándola. “Me dijeron que entrara en la ambulancia”, dijo, “y dijeron que sería peor si corría”.

Lewis, a quien finalmente se le diagnosticó esquizofrenia, fue hospitalizada durante dos días en contra de su voluntad. Se negó a firmar el papeleo reconociendo la responsabilidad de los cargos. El hospital intentó obtener la tarjeta de crédito de su madre, que le habían dado a Lewis en caso de emergencia, pero se negó a entregarla. Más tarde recibió una factura de $1,700 por correo.

No se puso en contacto con el hospital para negociar la cuenta porque, dijo, “no tenía la energía emocional para esa batalla”.

Hasta el día de hoy, Lewis recibe llamadas y cartas reclamando el pago de la deuda. Cuando las atiende, explica que no tiene intención de pagar porque la forzaron a recibir esos servicios. Su crédito está dañado, pero se considera afortunada porque pudo comprarle una casa a un familiar, dado lo difícil que habría sido conseguir una hipoteca.

La deuda impacta en su psiquis. “No es divertido saber que hay algo que tal vez nunca pueda arreglar. Siento que tengo que tener mucho cuidado, siempre, para siempre, porque habrá una deuda”, dijo.

Lewis recibe atención psiquiátrica ambulatoria que la ha estabilizado y ayudado a prevenir más hospitalizaciones, pero aún mira hacia atrás, a su primera y única internación con desdén. “Se aprovecharon de mi desesperación”, dijo.

Si bien es probable que muchos miles de estadounidenses compartan la experiencia de Lewis, no tenemos datos confiables sobre las deudas contraídas por atención psiquiátrica involuntaria.

Según el doctor Nathaniel Morris, profesor asistente de psiquiatría en la Universidad de California-San Francisco, no sabemos con qué frecuencia se les cobra a los pacientes por atención involuntaria o cuánto terminan pagando. Incluso los datos sobre la frecuencia con la que las personas son hospitalizadas en contra de su voluntad son limitados.

Morris es uno de los pocos investigadores que se ha centrado en este tema. Se interesó después de que sus pacientes le dijeran que se les facturaba después de una hospitalización involuntaria, y le sorprendió el dilema ético que representan estas facturas.

“He tenido pacientes que me preguntan cuánto va a costar su atención y una de las cosas más horribles es que, como médico, a menudo no puedo decírselo porque nuestros sistemas de facturación médica son muy complejos”, dijo. “Entonces, cuando se agrega el factor psiquiátrico involuntario, simplemente el problema alcanza otro nivel”.

Asimismo, las sentencias legales sobre el tema son escasas. “Solo he visto un puñado de decisiones a lo largo de los años”, dijo Ira Burnim, director legal del Bazelon Center for Mental Health Law. “No sé si hay consenso”.

Las personas que han sido internadas en contra de su voluntad rara vez buscan un abogado, dijo Burnim, pero cuando lo hacen, las agencias de cobro de deudas a menudo abandonan el caso en lugar de enfrentar una costosa batalla legal.

Los medios estarán obsesionados con las apariciones de Britney Spears en la corte. Es probable que se describan más detalles de su tutela que resaltarán la difícil situación de las personas que son forzadas a recibir atención.

Otras personas no recibirán la atención mediática. Como dijo Rebecca Lewis, reflexionando sobre su decisión de no desafiar las facturas que enfrenta: “Ellos son Goliat y yo soy el pequeño David”.

El doctor Christopher Magoon es médico residente en el Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York.



Source link

Be the first to comment

Leave a comment